La Justicia europea confirma la multa de 2.420 millones de euros a Google por abuso de posición dominante

Benzo
El Tribunal General de la Unión Europea ha dado por buena la batalla y estrategia de la Comisión Europea contra los gigantes tecnológicos estadounidenses al confirmar la multa de 2.420 millones de euros que le impuso a Google por abuso de posición dominante en relación al comparador de precios Google Shopping. Perdida esta apelación, a la compañía solo le queda recurrir ante Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE).

A pesar de que aún queda la apelación ante el TJUE, la sentencia del Tribunal General es significativa, ya que refuerza los argumentos antimonopolio en los que la Comisión Europea se basó para imponer a Google una generosa multa. En el caso que nos ocupa, la Comisión determinó que Google había causado perjuicio a sus competidores colocando los resultados de Google Shopping en un espacio preferente, lo que desplazaba a la competencia a una posición peor en los resultados de las búsquedas de Google. Es decir, autofavorecimiento.

En su sentencia, los jueces dan por buena la cuantía de la multa impuesta, 2.420 millones de euros, un récord en su día que ya se ha visto superado por otra de 4.343 millones de euros (por abuso de posición dominante con Android). También reconocen la posición dominante de Google en el sector de los buscadores y la “naturaleza anticompetitiva” de sus tácticas. “En realidad, Google favorece su propio servicio de comparador de precios frente a otros, en lugar de favorecer un mejor resultado frente a los demás”, dice el Tribunal General.

La autofavorecimiento es común en el mundo de la tecnología, un sector donde muchas empresas logran un éxito abrumador con un producto antes de diversificarse con otros servicios. En ocasiones este tipo de práctica atenta contra la ley antimonopolio, pero no siempre es sencillo de demostrar. La Comisión Europea lo logró y así se lo ha reconocido el Tribunal General de la Unión Europea. Veremos cómo afecta esta sentencia a los otros dos casos antimonopolio a los que se enfrenta Google, el de Android y AdSense.

Si las tres multas que la Comisión Europea ha impuesto a Google terminan ejecutándose, la compañía deberá pagar un total de 8.263 millones de euros.
Fuente: The Verge