Rust: Console Edition se pondrá a la venta el 21 de mayo

Benzo
Finalmente Rust, el popular título multijugador para PC desarrollado por Facepunch Studios donde “el único objetivo es sobrevivir”, tiene fecha de lanzamiento para PlayStation 4 y Xbox One. El desembarco Rust: Console Edition se producirá el 21 de mayo y el juego se podrá adquirir tanto en edición digital como física, que en Europa será distribuida por Koch Media. La campaña de reservas ya está abierta.

Las tres ediciones en las que se despachará Rust: Console Edition para PS4 y Xbox One son:

  • Rust Standard Edition y Rust Day One Physical Edition (49,99 euros): incluye una copia del juego y el contenido Future Weapons y Tools Pack (con la reserva)
  • Rust Deluxe Edition (59,99 euros): incluye el contenido de la edición estándar más el Welcome Pack y acceso anticipado tres días antes, a las pruebas públicas y a la beta cerrada (de la que aún no hay detalles)
  • Rust Ultimate Edition (79,99 euros): incluye el contenido de la Deluxe Edition más 1.100 Rust Coins (valoradas en 10 euros) y el Elite Combat Pack con aspectos negro y dorado para el machete, AK-47, máscara metálica y coraza de metal

La versión de Rust que recibirán los jugadores de consola es una adaptación directa de la disponible para PC desde 2018 (después de un largo early access), pero diseñada como una experiencia independiente y optimizada para las dos nuevas plataformas. La apuesta jugable y mecánicas son las mismas, así que al inicio de cada partida los jugadores se despertarán en una misteriosa isla posapocalíptica con todo tipo de ruinas donde hay otros 99 jugadores más. El objetivo de todos es sobrevivir a toda costa y el cómo depende de cada uno.

En Rust hay que saciar la sed y el hambre, luchar contra los elementos, fabricar ropa y mantenerse a salvo de las diferentes fuerzas hostiles, entre las que se incluyen los otros jugadores, osos y lobos. También hay que andar con mucho cuidado con el fuego o el envenenamiento por radiación. Respecto a las refugios, es posible construir desde pequeñas cabañas en el bosque hasta grandes fortalezas de chatarra, así como bombas y trampas. Se trata de una lucha por la supervivencia y la supremacía en la que no hay reglas.