Xbox Scarlett ofrecería 12 teraflops para ser hasta cinco veces más potente que Xbox One X

Benzo
La semana pasada Kotaku afirmaba por varias fuentes que Microsoft trabajaba en dos versiones de Xbox Scarlett; Anaconda, una consola tradicional y potente, y Lockhart, una opción más económica y sin lector óptico. Hoy son las “múltiples fuentes” de Windows Central, que anteriormente se ha mostrado fiable en lo tocante a Microsoft, las que hablan y lo hacen para comentar el desempeño que tendrán ambas consolas.

Según Windows Central, los planes de Microsoft contemplan que Anaconda ronde los 12 teraflops de rendimiento y Lockhart los 4 teraflops, que se comparan con los 6 teraflops de Xbox One X y los 1,4 teraflops de Xbox One S. En cuanto a la cantidad de RAM, Anaconda ofrecerá 16 GB de los cuales 13 GB estarán destinados a los juegos y los 3GB restantes al sistema operativo. Se desconoce su ancho de banda o tipo de memoria. Xbox One X brinda 8 de sus 12 GB a los juegos, mientras que PlayStation 4 Pro entrega un total de 8 GB.

En cuanto al procesador, un Ryzen de tercera generación basado en la arquitectura Zen 2 como ya se anunció durante el E3 2019 (el mismo que PlayStation 5), las fuentes afirman que Anaconda equipará uno de ocho núcleos a una velocidad que rondaría los 3,5 GHz. En Lockhart tendremos la misma unidad, pero a una velocidad ligeramente inferior. Unas cifras que se comparan con los ocho núcleos a 2,3 GHz de Xbox One X y 1,75 GHz de Xbox One S. En el caso de PlayStation 4 Pro tenemos la misma configuración a 2,1 GHz.

Sobre el papel los números podrían ser superiores teniendo en cuenta que estamos ante un cambio de generación. Sin embargo, hay que considerar algunos detalles. En cuanto a la memoria, el SSD que utilizarán ambos modelos de Scarlett puede añadir RAM virtual en caso de que sea necesario, mientras que el procesador se beneficiará de una nueva arquitectura y las optimizaciones que pueda hacer Microsoft. Si se cumplen los objetivos de la compañía, Anaconda rendirá entre cuatro y cinco veces más que Xbox One X.

Al igual que en PlayStation 5, en Xbox Scarlet el SSD se presenta como uno de los grandes avances de la próxima generación. En Windows Central afirman que los tiempos de carga bajarán de forma drástica con Xbox Scarlett, llegando incluso a desaparecer. Además, con la integración de Project xCloud se logrará que los juegos se empiecen a ejecutar inmediatamente mientras se descargan de forma local.
Fuente: Windows Central