Los avances en la emulación de Wii U permiten jugar a Breath of the Wild en PC a 4K y 60 FPS

David Rodriguez
La emulación de la consola Wii U en PC ha mejorado a un ritmo significativo desde el debut del emulador Cemu (Café Emulator) en octubre de 2015. Con una lista de compatibilidad en continua expansión (salvo por ocasionales regresiones) y sustanciales mejoras al rendimiento y la precisión en la emulación de los títulos más populares, el desarrollo de Cemu ha alcanzado grandes hitos en los últimos meses, especialmente tras el lanzamiento en marzo de The Legend of Zelda: Breath of the Wild.


Una solución de emulación modular

Lanzada el pasado 29 de agosto, la última versión de Cemu (desarrollo a cargo de Exzap) 1.9.1, permite ejecutar el juego y sus contenidos adicionales bajo condiciones comparables a su versión de Wii U, desde el principio hasta el final de la historia y con sus muchas misiones secundarias. Esta última compilación integró el soporte de lectura del framebuffer de la consola, permitiendo ver las fotos de la tableta Sheikah y completar las misiones relacionadas (así como la quest Deluxe Pictobox en The Legend of Zelda: The Wind Waker HD).

Un aspecto para el que Cemu todavía necesita de un componente externo es la reproducción de la mayor parte de los vídeos de los juegos (que emplean el estándar H.264), una función que cubre el activo desarrollo de Cemuhook. Esta librería con la que el usuario rajkosto añade funciones adicionales a Cemu permite, además de ver todas las secuencias en Breath of the Wild, activar de forma sencilla algunas optimizaciones y arreglos específicos para varios juegos.

El otro componente esencial para mejorar los resultados de los juegos emulados por Cemu son los "packs gráficos", sencillas alteraciones al comportamiento original que eliminan las restricciones de resolución y relación de aspecto de Wii U (añadiendo modos 4K y 21:9 a muchos títulos). Estos packs permiten sustituir los algoritmos de antialiasing empleados por otros de mayor calidad o mejorar otros apartados.




Rompiendo los límites del hardware original

Precisamente el trabajo de rajkosto en este apartado ha servido para dar una nueva sorpresa a los jugadores de Breath of the Wild en PC: el sistema de packs gráficos ha ampliado sus capacidades para permitir alteraciones en el código de los juegos, haciendo posible la implementación de un parche que elimina el límite de 30 cuadros por segundo.

Breath of the Wild se ejecuta en Wii U con un rendimiento variable y emplea varios mecanismos para mejorar la suavidad del resultado. Así, una función de sincronización entre la CPU y la GPU llamada GX2SetGPUFence bloquea el rendimiento a 20 FPS cuando la carga actual no permite alcanzar los 30 FPS, un comportamiento que Cemu permite desactivar desde hace tiempo. Se podía así mejorar el rendimiento a cambio de varios efectos indeseados como la duplicación de la velocidad del juego en los santuarios más simples.

Sin embargo, el usuario Xalphenos publicó ayer un parche que se instala como un pack gráfico más y elimina este límite junto otros presentes en el código del juego, dando a los jugadores con el hardware apropiado la oportunidad de jugar de forma estable a 60 FPS. El parche también ha mejorado el rendimiento general para muchos usuarios, además de eliminar la necesidad de cambiar la configuración al entrar en santuarios o del uso de utilidades de terceros (como RivaTuner) para bloquear el rendimiento.




Notas adicionales sobre compatibilidad y rendimiento

Como con cualquier programa para PC, el rendimiento en Cemu depende en gran medida de múltiples factores. Entre ellos se encuentran las especificaciones del hardware, el software adicional en ejecución y la configuración de cada uno de estos elementos. El emulador solo cuenta (al menos por el momento) con una versión para Windows, aunque su compromiso con el uso de OpenGL y otras decisiones tomadas en su diseño permiten la ejecución en sistemas GNU/Linux (bajo una versión de Wine posterior a la 2.0) sin merma alguna de rendimiento o funcionalidad.

Breath of the Wild es un título mucho más exigente en cuanto a su emulación que el resto de la biblioteca de Wii U, pudiendo alcanzar poco más de 15 FPS en equipos que ejecutan sin problema Mario Kart 8, Super Mario 3D World o Splatoon a 60 FPS en altas resoluciones. Como principio general es buena idea seguir la detallada guía mantenida en el subreddit dedicado a Cemu, desactivar los packs gráficos hasta alcanzar el rendimiento deseado en 720p y tener en cuenta todas las opciones de configuración específicas.

El componente de hardware más determinante en el rendimiento de Cemu es la CPU del equipo, con la GPU (siempre que alcance los requisitos mínimos) suponiendo un factor secundario que alcanza más peso solo con el uso de packs de mayor resolución. La emulación emplea exclusivamente tres hilos, que Cemuhook permite asociar de forma sencilla a los núcleos físicos del procesador. La combinación de velocidad de reloj e IPC es clave para el resultado.


Cemu emula internamente por el momento solo el Wii U Gamepad (el "tabletomando", del que puede mostrar su pantalla) y el Wii U Pro Gamepad, aunque añadirá en el futuro otros controladores compatibles con Wii U como los Wii Remotes. Para mapear los controles se pueden emplear combinaciones de teclado y ratón o cualquier mando compatible con Direct Input o Xinput. De nuevo gracias al trabajo de rajkost, es posible emplear los sensores de movimiento de los DualShock 3 y DualShock 4 (con una mayor precisión en este caso) o aprovechar los giroscopios de un móvil con Android para completar esta función.

El desarrollo de Cemu sigue un modelo cerrado, sin consideración a la publicidad del código o al uso de una licencia libre. El equipo lanza cada nueva versión tras un plazo aproximado de dos a cuatro semanas para los usuarios que le prestan apoyo en Patreon y la hace pública para todos los demás una semana después. Los trabajos complementarios de varios colaboradores con el proyecto cuentan con carácter público y en algunos casos incluyen el correspondiente código bajo una licencia libre.

La emulación de Wii U está todavía muy lejos de considerarse perfecta, con múltiples defectos y ajustes individuales necesarios en algunos de los juegos soportados y una gran cantidad de títulos (especialmente aquellos disponibles en otras plataformas) todavía no compatibles en absoluto. Incluso para los juegos que mayor atención reciben, quedan abiertas amplias posibilidades de resolución de pequeños errores, mejoras de rendimiento y obtención de funcionalidades que superen la experiencia con el hardware original.
Sobre el autor » David Rodriguez

Informático de vocación, micro-empresaurio, y sobre todo apasionado de la música, los videojuegos y la tecnología. Empecé con una Master System y el logo de SEGA aún emociona, pero mantengo fresca la nostalgia de todas las grandes.

Más publicaciones de David Rodriguez »

Avatar de David Rodriguez
Síguelo en