El Tribunal General anula la multa de 1.000 millones que Europa impuso a Qualcomm por comprar la fidelidad de Apple

Benzo
En 2018 la Comisión Europea impuso a Qualcomm una multa de cerca de 1.000 millones de euros al considerar que entre 2011 y 2016 la compañía había violado la ley antimonopolio cuando pagó a Apple para usar en exclusiva sus chips LTE en dispositivos iPhone y iPad. Qualcomm apeló la decisión y cuatro años después el Tribunal General de la Unión Europea le ha dado la razón y anulado la multa. Ahora es la Comisión quien puede apelar ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

En su sentencia, el Tribunal General anula la decisión de la Comisión en su totalidad. Se basa, por un lado, en un análisis de los efectos contrarios a la competencia de los pagos de incentivos y, por otro, en la constatación de varias irregularidades de procedimiento que afectaron al derecho de defensa de Qualcomm.

Por lo que respecta al análisis de la capacidad de los pagos de Qualcomm a Apple para producir efectos contrarios a la competencia, el Tribunal declara que la Comisión no tuvo en cuenta todas las circunstancias de hecho pertinentes. La sentencia dice que la Comisión consideró que los pagos redujeron los incentivos de Apple para llegar a acuerdos con otros proveedores competidores, pero sostiene que de su decisión se desprende que Apple “no tenía ninguna alternativa técnica a los conjuntos de chips LTE de Qualcomm para el grueso de sus necesidades durante el período pertinente [...]”.

“Concluye el Tribunal que el análisis de la Comisión no se llevó a cabo a la luz de todas las circunstancias de hecho pertinentes y que, por tanto, está viciado de ilegalidad”, se puede leer en la sentencia. Añade además que “la conclusión de que los pagos en cuestión redujeron realmente los incentivos de Apple para acudir a los competidores de Qualcomm para abastecerse de conjuntos de chips LTE [...] no es suficiente para demostrar su carácter contrario a la competencia respecto a las necesidades globales de Apple”.

De la sentencia del Tribunal General se desprende que Qualcomm pagó a Apple por usar sus chips LTE a pesar de que no tenía ninguna alternativa. A mediados de la década pasada se especuló mucho con la posibilidad de que Apple acudiera a Intel para dotar de conectividad LTE los móviles iPhone. En 2016 Qualcomm llegó a decir a sus accionistas que “Apple tiene la intención de usar únicamente los módems de nuestro rival en el próximo iPhone”. Sin embargo, la alianza entre Intel y Apple por el uso de chips LTE no se materializó.