El final del acuerdo entre Porsche y EA podría llevar al fabricante a nuevos juegos

David Rodriguez
El acuerdo de colaboración entre el fabricante alemán Porsche y EA siempre ha estado envuelto en un cierto misterio desde que hace ya más de quince años el lanzamiento del magnífico (en PC al menos) Need for Speed Porsche 2000 dictase una licencia exclusiva que dejó a las distintas evoluciones del 911 (el normal, el barato, el alto, el largo...) fuera de innumerables títulos de otros estudios, catapultando de paso a una fama inesperada al fabricante independiente Ruf Automobile.

Aunque algunos títulos como varios de los de la serie Forza Motorsport pudieron disfrutar de las recreaciones de los grandes de Stuttgart, la posibilidad siempre vino ligada a una sublicencia concedida por EA. Según rumores, esta autorización se ofrecía a cambio de un cheque tan abultado que ni Sony ni Polyphony Digital estuvieron dispuestos a pagarlo para su serie estrella.


Ahora, a los rumores puestos en marcha (de nuevo) con el anuncio en verano de los tres packs de DLC (y su propio pase de temporada) para Assetto Corsa, la web alemana Speed Maniacs recoge en una entrevista con un ejecutivo de Porsche unas declaraciones sumamente reveladoras.

Según Sebastian [refiriéndose a Sebastian Hornung, el gerente de licencias para entretenimiento de Porsche], la compañía siempre ha observado los avances de la industria del videojuego más allá de su acuerdo con EA. La licencia con la desarrolladora termina este año y juntos han llegado a la conclusión de que la situación actual ya no es deseable.

El entrevistador había preguntado a Hornung precisamente por la forma en la que el estudio Kunos Simulazioni había conseguido la licencia para los 21 coches de sus packs de contenido, pero el cambio de situación no afecta solo a los fans del simulador italiano: cuando tuvimos las primeras noticias de este acuerdo, el director de Slightly Mad Studios ya avisó sobre el carácter no exclusivo del mismo y las buenas noticias que pronto recibirían los seguidores de Project Cars.

Otros muchos juegos podrían beneficiarse de una política más abierta del fabricante germano en cuanto a licencias, y los sólidos rumores que apuntan a la inminente aparición de Porsches en Forza Horizon 3 parecen prácticamente confirmar su llegada en una próxima expansión. En cuanto a Gran Turismo Sport, cabe la posibilidad de que Kaz pueda finalmente incorporar de forma legal su 996 GT3 o cualquiera de los míticos modelos de competición del laureado fabricante que encajarían tan bien en las pretensiones deportivas del nuevo título.