ID@Xbox celebra los 2.000 juegos lanzados y 1.500 millones de dólares pagados en royalties

Benzo
Microsoft ha anunciado que desde 2013 más de 2.000 juegos han llegado a Xbox y/o PC mediante ID@Xbox, un programa que facilita a los desarrolladores independientes llevar sus títulos a ambas plataformas. ID@Xbox tardó cinco años en alcanzar los 1.000 juegos y solo ha necesitado un poco más de la mitad de ese tiempo para doblar la cifra.

Chris Charla, director senior de ID@Xbox, afirma que a día de hoy existen otros 2.000 juegos que si todo va bien estarán disponibles en las plataformas de Microsoft mediante este programa. Respecto a los ingresos que reciben los desarrolladores independientes, Charla informa que desde el lanzamiento de ID@Xbox se han repartido 1.500 millones de dólares, 300 millones de dólares más que en octubre de 2019. Uno de los puntos fuertes de esta iniciativa es la diversidad de juegos que pasan por ella.

Charla destaca que ID@Xbox ha permitido ver en Xbox y PC títulos tan diferentes como Black Desert, Celeste, Slime Rancher, Human Fall Flat, Warframe, Cuphead, Inside, Oxenfree y Afterparty. El juego número 2.000 ha sido Swimsanity, un colorido shooter multijugador desarrollado por Decoy Games. ID@Xbox también nutrirá de títulos independientes Xbox Series X cuando esté disponible a partir de noviembre.

Imagen

Para celebrar los 2.000 juegos de ID@Xbox, Charla también ha echado un vistazo atrás para recordar que la génesis de esta iniciativa es Xbox Live Arcade (XBLA), una plataforma que nació hacia el final del recorrido de Xbox y despegó con la llegada de Xbox 360. XBLA fue pensado como una especie de salón arcade virtual, pero poco a poco fueron llegando juegos independientes y permitió a los desarrolladores indie liberarse de la necesidad de un lanzamiento físico. Esta libertad también aumentó su creatividad.

Los más veteranos del lugar recordarán que los juegos de XBLA tenían un límite de tamaño de 40 MB. Poco a poco esta cotilla se aflojó y pasó a 150 MB, 350 MB y finalmente 2 GB. ID@Xbox debutó poco antes del lanzamiento de Xbox One (con Ori and the Blind Forest entre sus primeros juegos) y los límites de tamaño desaparecieron.