Ingenieros alemanes crean una trompa robótica capaz de aprender como un bebé humano

Ricardo Cambre
La firma de ingeniería alemana Festo ha construido una "trompa robótica inteligente" que recuerda en muchos aspectos a las usadas por uno de los más grandes enemigos de Spider-Man. El dispositivo está formado por varios segmentos controlados a través de músculos neumáticos que permiten sostener objetos con gran delicadeza y precisión.

El equipo de ingenieros ya había mostrado una prueba de concepto en 2010 (a la que corresponde el vídeo), pero en aquella ocasión el dispositivo no conseguía realizar movimientos precisos sin programación específica, limitando su utilidad a los expertos en robótica. La nueva edición incluye además un sistema de aprendizaje basado en como los bebés humanos reconocen su entorno con el fin de entender qué músculos es necesario utilizar para cada tarea.


El proceso denominado "balbuceo de objetivos" utiliza una técnica de prueba y error que permite a la trompa formar un mapa preciso de las presiones neumáticas necesarias para interactuar con cada objeto del entorno. Con este sistema el usuario podría colocar manualmente la trompa en diferentes posiciones y "enseñar" al robot a volver a ellas con una orden.

En un reciente artículo de New Scientist, el reportero explica que la trompa se resiste en un principio a la fuerza aplicada, pero finalmente se deja llevar siguiendo el movimiento. Al intentar volver a colocar el brazo en la misma posición de nuevo, el dispositivo ya no ofrece resistencia alguna al haber aprendido el comportamiento mediante su "memoria muscular" robótica.

Imagen

El robot que bien podría estar a la espalda del Doctor Octopus se ha diseñado para ofrecer una precisión similar a la propia trompa de un elefante. Según sus desarrolladores, el dispositivo es capaz de manipular objetos de todos los tamaños y texturas tales como manzanas, avellanas o incluso bombillas. Los responsables del proyecto proponen su uso inmediato dentro del entorno industrial, pero también podrían surgir usos para el día a día ya que está diseñado para interactuar con humanos de forma segura.
Fuente: New Scientist