LG reducirá el coste de sus pantallas OLED, "amenazando" a los fabricantes chinos de LCD

Alejo I
El atractivo visual de los televisores OLED es inversamente proporcional al interés de los consumidores en pagar sus elevadísimos precios. A pesar de que la promesa de poder disfrutar del negro más absoluto y un contraste infinito es un argumento de peso para cinéfilos y aficionados a los videojuegos, sus tarifas siguen siendo una barrera infranqueable para el común de los consumidores. Ahora, tras labrarse una buena reputación en la parte más alta del mercado, LG aspira a derribar este muro para popularizar la difusión de paneles OLED entre las masas.

La publicación económica surcoreana The Investor señala en sus páginas que LG utilizará un nuevo proceso de impresión mediante inyección de tinta orgánica para fabricar pantallas OLED de gran formato a precio asequible. La reducción en materia de costes brindada por esta tecnología sería significativa. Tanto es así que la firma de análisis UBI Research estima que los nuevos paneles OLED de LG podrían convertirse "en una amenaza directa a los fabricantes chinos de [paneles] LCD".

LG, que es actualmente líder en producción de pantallas OLED de gran formato, utilizará según fuentes consultadas por The Investor un proceso de fabricación desarrollado por la firma estadounidense Kateeva gracias al cual los componentes de la pantalla se pulverizan sobre una superficie en lugar de ser dispuestos uno sobre otro en forma de láminas. La situación no carece de cierta ironía, puesto que uno de los principales inversores de Kateeva es Samsung. La némesis de LG tuvo que abandonar el mercado de los televisores OLED en parte por la dificultad para rentabilizarlas, algo que ahora LG aspira a conseguir de la mano de Kateeva.

Uno de los mayores problemas de la tecnología OLED es que su producción no solo es lenta, sino también muy costosa en términos materiales. Si LG logra reducir el precio de venta al público de sus televisores de panel orgánico a los niveles de sus homólogos basados en la tecnología LCD, sus ventas podrían recibir una importante inyección de adrenalina.

Samsung, por su parte, podría beneficiarse indirectamente debido a su participación en Kateeva, pero nada parece indicar que vaya a regresar a la producción de paneles OLED. La rival de LG apuesta ahora con fuerza por la tecnología QLED (Quantum dot Light Emitting Diode), que debería brindar el codiciado contraste de las pantallas OLED y su reproducción de color con un brillo muy superior y teóricamente una mayor estabilidad.
Fuente: The Investor
Sobre el autor » Alejo I

Cerca de dos décadas escribiendo sobre nuevas tecnologías y cultura popular. Si tiene luces o botones, posiblemente he hablado de ello. EOLiano Gran Reserva.

Más publicaciones de Alejo I »

Avatar de Alejo I